Stephen Barber & Sandi Harris Lute makers
Catalogue and Price List 2003
   
1 Laúdes de seis órdenes 8 Gallichone/ Mandora, colascione
2 Laúdes de siete y ocho órdenes 9 Mandolinas, mandolinas barrocas
3 Laúdes bajos 10 Instrumentos de continuo, instrumentos de “mástil largo”
4 Laúdes de 10 órdenes 11 Guitarras renacentistas y barrocas
5  Intrumentos de cuerdas metálicas 12 Vihuela, viola da mano
6 Laúdes de 11 órdenes  
7 Laúdes de trece órdenes  
   

Vihuela, viola da mano

El problema de reconstruir un instrumento adecuado para el repertorio de vihuela existente, es complicado debido a la ausencia de instrumentos históricos convincentes e intactos.
El enorme instrumento del Museo Jaquemart-Andrée de Paris, es probablemente una obra construida a modo de examen para alguna asociación, mientras que el enigmático instrumento de Quito, que espera la examinación apropiada de un luthier informado ó un organólogo, puede también ser una instrumento nativo sudamericano del tardío siglo XVII ó comienzos del XIX, y posiblemente un tipo de guitarra de seis órdenes más que una verdadera vihuela.
El diseño del clavijero del instrumento de Quito es, no obstante, interesantemente similar al dela vihuela de Chambure.
El reciente y excitante descubrimiento en Paris, del cual estamos construyendo una copia prototipo, seguramente ofrezca varias pistas. Hemos agregado nuestra copia a la lista (N. 4).
Si bien la evidencia hasta ahora sugiere que la vihuela ibérica normalmente tenía un fondo y clavijero planos y probablemente los órdenes bajos afinados en unísono, mientras que la viola da mano italiana tenía un fondo tumbado y clavijero en forma de hoz, y sus órdenes bajos octavados (como su contemporáneo laúd de seis órdenes), es necesaria aun considerable investigación para definir ambas escuelas de construcción con alguna certidumbre, especialmente ahora que la recientemente descubierta vihuela de Chambure posee ambos: fondo tumbado y clavijero plano, siendo ambos originales.
Interesantemente, Francesco Da Milano ha tenido en igual estima a la viola da mano que al laúd. Están sus trabajos publicados para viola ó laúd, Intavolatura de Viola o Vero Lauto... Libro Primo della Fortuna y Libro Secondo, ambos de 1536, publicados en Nápoles, además de los escritos contemporáneos que mencionan a Francesco tocando el instrumento.
También figura la viola da mano en la lista del inventario de instrumentos musicales del banquero de Augsburg, Raimond Fugger, compilada en 1566, como el item 56: viola alla Neapolitana.
Queremos mostrar nuestro agradecimiento por la inspiración que nos ha proporcionado los escritos e investigaciones de Antonio Corona-Alcalde.


1. Vihuela en g’ (diseño propio, basado en el instrumento del Museo Jaquemart-Andrée, Paris)
Seis órdenes. Fondo plano y aros en nogal, combinado con ciprés; nogal y ébano ó nogal y palisandro de Río.
Clavijas en alternancia de ébano y pernambuco, con pepitas de hueso. Diapasón de boj, con terminaciones en hueso. Mástil y clavijero de nogal. Roseta simple adosada, en madera y pergamino. También disponible con las 4 rosetas pequeñas talladas sobre la tapa armónica. Diapasón disponible con paneles en diseño “rompecabezas” entrelazados (ébano y nogal), como en el original.
Longitud vibrante: 620mm
Afinación: f# (g’ en a’ = 415hz)

Este modelo, cuyas proporciones han sido tomadas del famoso instrumento de Paris, está también disponible con su fondo construido como el original, con 200 piezas de madera en alternancia, en diseño “radiante”, en ciprés y nogal, nogal y ébano ó nogal y pernambuco (para complementar la elección de maderas detallada anteriormente).


2. Vihuela en a’ ( diseño propio, como anteriormente)

Seis órdenes. Opciones de diseño y construcción iguales a las del modelo anterior. Roseta simple. Este instrumento más pequeño, es preferido por algunos músicos debido a la mayor facilidad al tocar acordes más difíciles que su más corta longitud vibrante brinda.
Algunos músicos también prefieren la sensación y la tesitura de esta afinación.
Longitud vibrante: 540mm
Afinación: a’


3. Vihuela en e’ (diseño propio)
Seis órdenes. Opciones de diseño y construcción iguales a las del modelo 1 en la lista, incluyendo la posibilidad de las cuatro rosetas adicionales.. Esta afinación es muy útil como instrumento de acompañamiento para las piezas de vihuelistas.
Longitud vibrante: 720mm
Afinación: e’

Este modelo también esta disponible con el diseño “radiante” de su fondo, como en se ofrece para el modelo 1.

4. Vihuela “Chambure” (anteriormente en colección de Madame de Chambure; Paris, Cité de la Musique 259)
Seis órdenes. Fondo tumbado, de 7 duelas profundamente acanaladas (de una construcción similar a la de la guitarra de 5 órdenes de Belchior Dias de 1581) en caoba cubana. Mástil, clavijero y taco en una pieza junto al zoque, en ciprés.
Diapasón de nogal teñido en negro. Clavijas de ciruelo. Tapa armónica sin ornamentos, con bella rosa en tres delgadas capas, con decoración de trébol en pergamino detrás, pintada en el mismo color del ciprés.
Puente angosto en palisandro.
Longitud vibrante: 646mm
Afinación: f# (g’ en a’= 415HZ).

Este instrumento- sin etiqueta, marca, o forma alguna de atribución -, anteriormente parte de la colección de la tardía Geneviève Thibault, condesa de Chambure (1902-1975), es un descubrimiento tentador.
Su fondo está construido utilizando exactamente la misma técnica virtuosa y única que la del fondo de la guitarra de Dias, y posee el mismo número de duelas.
Es por supuesto tentador atribuir este instrumento sin firma, al taller de Dias, y ahora que ha salido a la luz, hay especulaciones acerca de la posibilidad de que el instrumento de Dias sea una vihuela de 5 órdenes y no una guitarra.
Nuestra opinión es que la de Dias, es efectivamente una guitarra- y funciona como tal- y de todos modos ninguna vihuela hubiese sido en esa época construida con 5 órdenes.
Entendemos, de todos modos, que el instrumento de Chambure es definitivamente una vihuela. Es más: su intrigante combinación de simpleza y quizás sorprendentemente radical diseño y construcción- su clavijero, mástil, taco y zoque hechos de una pieza, el extravagante acanalado de sus duelas, la ausencia total de decoración (salvando su exquisita roseta)- podría bien representar un hasta hoy insospechado estilo de instrumento, del cual estamos seguros se convertirá en una importante e interesante referencia para la construcción de vihuelas modernas.
Un instrumento (una guitarra de 4 órdenes) de forma similar a esta vihuela, aparece ilustrado por Jaques Cellier en un dibujo a lápiz, en “Recherche de plusieurs singularités par François Merlin… Portraictés et escrites par Jaques Cellier” 1583-1587 (Bibliothèque Nationale, Fr. 9152, F19, 0, Paris)
Otra remarcable similitud en contorno puede apreciarse como guía para los trastes en “Luz y Norte Musical”, de Lucas Ruiz de Ribayas, Madrid 1677 (B. Nacional, Madrid), que ilustra una guitarra de 5 órdenes.


5. Discante en c’’ (diseño propio, basado en las instrucciones de la “Declaración de Instrumentos Musicales” de Juan Bermudo, 1555)
Seis ordenes, muy similar en diseño a la N. 1, con roseta simple en madera y pergamino.
Longitud vibrante: 468mm (como recomendada por Bermudo en su “Declaración” de 1555)
Afinación: c’’

Bermudo escribe que la vihuela discante, es el instrumento perfecto para tocar sus piezas (de hecho su corta longitud vibrante hace posible el tocar piezas difíciles que serían una lucha para algunos músicos, aún en una vihuela afinada en a’).
Bermudo entra en algunos detalles en su descripción de del instrumento, siendo bastante específico acerca de la exacta longitud vibrante.
Él recomienda al lector pide al lector que una las dos líneas que ha dibujado/escrito al borde de la página en orden de conocer cual es la longitud vibrante que el pretende obtener(que es 468mm).
Hemos diseñado un instrumento siguiendo las instrucciones de Bermudo, pensado nominalmente para afinar en c’’, si bien algunos músicos prefieren afinarlo en b’ (tomando como base a’=440 Hz)
Este instrumento posee la profundidad y claridad de sonido de sus homólogos de mayor tamaño, y de hecho sueno como los registros agudos de la vihuela Nº 1 en la lista.


6. Viola da mano (Basado en el grabado de Giovanni Filoteo Achillini de Marcantonio Raimondi).
Seis órdenes. Fondo tumbado de siete duelas en ciprés y nogal. Aros en ciprés. Mástil y clavijero en peral o nogal. Diapasón de boj con terminaciones en hueso.
Clavijas en forma de corazón en pernambuco y ébano.
Roseta calada sencilla.
Longitud vibrante: 584mm
Afinación: g’

Este instrumento, con sus bajos afinados a la octava, fue desarrollado a partir del conocido grabado de Marcantonio Raimondi (c.1480-1530), que muestra al poeta boloñés Giovanni Filoteo Achillini (1466-1533) sentado contra un árbol, tocando una viola da mano, con su pie descansando en la caja del instrumento. El fondo curvo de esta caja implica que el instrumento posee un fondo tumbado, si bien probablemente bastante más angosto que el de las guitarras más tardías.

Materiales y construcción
Las investigaciones de Antonio Corona Alcalde y otros, han revelado importante información acerca de los materiales utilizados en la construcción de vihuelas. Sabemos, por ejemplo, que el Pernambuco “de color brillante o como fuego, como una brasa ardiente”, fue usada para la construcción de algunos instrumentos.
Esto es particularmente interesante, porque sabemos que el nombre original de Brasil (según aparece en mapas precolombinos) era Santa Maria di Cruz, y al descubrir que allí crecía la madera que hoy llamamos Pernambuco (caesalpinia echinata), fue rebautizado Brasil, debido a la madera utilizada para hacer tinturas, que los europeos habían comprado anteriormente los árabes, quienes de hecho, obtenían una madera relacionada: Sappan (caesalpinia sapan) de las Indias orientales.
Los descubridores del Pernambuco supusieron que habían encontrado finalmente el sitio en que los árabes obtenían la madera.

Entre otros materiales mencionados en archivos, se encuentra el nogal y el ébano. El mástil de la guitarra de Belchior Dias de 1581, está construido con ébano, al igual que su clavijero, mientras que Pablo Nasarre, en Escuela Musica, menciona que el nogal es preferible al ébano para el cuerpo de una vihuela, porque “el ébano posee más sequedad que humedad”, mientras que el nogal “no es solo fuerte, más también cálido y húmedo”.
El ciprés parece estar presente en constantes referencias a “madera blanca”.
Hay referencias de que la “madera blanca” ha sido utilizada, entre otras cosas, para cajas de instrumentos y arcas, cajas de clavicordios, tapas armónicas de violones, rabeles y tiorbas, así como para “vihuelas de arco” (vihuela de arco de madera blanca).
Dado que estas maderas era utilizadas en la construcción de instrumentos ibéricos de tecla, parece razonable deducir que también fueron utilizadas en la construcción de vihuelas.
Presumiblemente otras maderas entonces recientemente descubiertas, que eran traídas del nuevo mundo anteriormente, fueron conocidas y empleadas, incluyendo caoba y otras especies de las islas y el continente: palisandros y sabicu (esta última utilizada para la construcción de armarios finos y embarcaciones de épocas anteriores). Estas maderas aparecen en otros instrumentos musicales de la península ibérica, así como fueron utilizadas para mueblería.
El recientemente redescubierto instrumento de París (N. 4 en la lista) es un modelo de simple elegancia. Su mástil y clavijero están hechos en ciprés (¿madera blanca?) y su cuerpo en caoba cubana.
Parece estar construida de acuerdo con el “Regimiento dos Violeiros” de Lisboa en 1572, que requiere una “viola de 6 orde[ne]s de costillas, de pao preto ou vermelho” -
“Una vihuela de 6 órdenes de costillas, de madera negra o rojiza”, lo cual podría sucintamente describir la caoba cubana, y a esta vihuela.
La verdadera caoba (sweitenia mahagoni) fue traída originariamente a Europa como lastres para embarcaciones, pero sus cualidades fueron rápidamente advertidas, y comenzó a ser utilizada para mueblería fina e instrumentos musicales.

La caoba cubana es el nombre comercial para cualquier sweitenia obtenida de las Indias occidentales españolas, y Santo Domingo, Puerto Rico, Costa Rica y también Cuba fueron entre otros la fuente original de esta madera en el siglo XVI.
Sabicu (Lysiloma latisiliqua), que parece una verdadera caoba, fue frecuentemente importada mezclada con ésta.
El término genérico para estas maderas era siempre “maderas españolas”, indincando su origen comercial a través de la península ibérica, si bien existen constancias de su uso en Inglaterra en 1597.

Decoración

La vihuela de Jaquemart-Andrée parece haber sido concebida como una obra de maestría para un examen del gremio de constructores, ya que sigue de cerca las reglas
trazadas en el Examen de Violeros encontrado en las Ordenanzas de Sevilla (1502), que demanda para el futuro maestro una vihuela grande de piezas, con una rosa tallada y buenas taraceas.
Casi idénticas regulaciones tuvieron lugar en Granada en 1529, y más adelante en el nuevo mundo, en ciudad de México en 1568.
Las regulaciones portuguesas fueron publicadas en Lisboa en 1572 como el Regimiento dos Violeiros

El diseño de piezas de los aros y diapasón de la vihuela de Jaquemart-Andrée, y el diseño de su fondo de “rayos de sol” de maderas claras y oscuras en alternancia, estásn disponibles en los modelos 1, 2, 3 y 5 de la lista.
(Conocían Bridget Riley y otros artistas Pop del siglo XX este diseño? )

Las tapas armónicas de la vihuela parecen haber estado frecuentemente decoradas con marquetería, consistente en maderas contrastantes incrustadas y otros materiales, como hueso liso blanco y también teñido de verde, por ejemplo (un material también utilizado en la fabulosa lira da braccio de Giovanni d’Andrea, hecha en Verona en 1511 (Viena KHM C94) donde se emplea en incrustaciones tanto del diapasón como de la tapa armónica).
La naturaleza idiosincrásica de estas taraceas, que parecen variar desde un simple motivo entre la roseta y el diapasón hasta motivos en las cuatro esquinas de la tapa armónica (y más, como los generosos ornamentos que la vihuela de Jaquemart-Andrée exhibe) era bien conocida por un viajero de Venecia, en el Viaje de Turquía atribuido a Cristóbal de Villalón, quien para describir mosaicos que ve dice: “… así que, sobre esta figura disponen sus pequeñas cuadradas piezas, como el violero hace con sus decoraciones…”
Las taraceas de la vihuela de Jaquemart-Andrée, y muchos ejemplos iconográficos, están disponibles como opción extra, y su precio estará determinado por su cantidad, complejidad y materiales.